¿Cuánto cuesta vender en Amazon y por qué es importante saberlo antes de comenzar?

Con unas ventas que ascienden a 12 millones de productos al año, Amazon ha sabido convertirse en la plataforma estrella de los pequeños y medianos comerciantes, sin olvidar a los entrepreneurs. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce en el gigante del ecommerce.

¿Cuánto cuesta vender en Amazon? Existe una incertidumbre en torno a esta cuestión, ya que este ecommerce aplica diferentes tarifas y comisiones en función de nuestro perfil como vendedor y del tipo de productos que integren nuestro stock. Como estás a punto de descubrir, no a todos los ecommerce les compensa vender productos en Amazon.

Pero ¿cuánto cuesta vender en Amazon?

A efectos prácticos, responderemos esta cuestión considerando las comisiones que afrontará un vendedor en España, siendo conveniente que los interesados en otros países maticen y/o amplíen esta información, con el fin de que desarrollen su actividad comercial en armonía con la normativa vigente en sus respectos países.

En esencia, Amazon aplica dos tipos de tarifas en función del plan que hayamos elegido como vendedor. En primer lugar, tenemos la figura del ‘Vendedor Individual’, ideal para los emprendedores que están dando sus primeros pasos en el comercio electrónico. Pueden vender un máximo de 40 items al mes, pagando únicamente en caso de haber cerrado una venta, a diferencia de ‘Vendedor PRO’, quien debe abonar una tarifa mensual con independencia de su éxito como vendedor.

Por contra, el plan ‘Vendedor PRO’ carece de limitación de artículos vendidos, pudiendo vender 41 o 41.000 si lo desea. El mencionado coste fijo es de 39 euros al mes, un precio insignificante para aquellos vendedores que logren superar un número determinado de ventas mensuales.

Tanto el ‘Vendedor Individual’ como el ‘Vendedor PRO’ están obligado a hacer frente a una comisión adicional, cuyo porcentaje depende del sector al que pertenezca el producto vendido. De ahí que, en líneas anteriores, subrayaremos que el tipo de productos del stock era un factor a considerar antes de vender en Amazon.

Estas comisiones adicionales oscilan entre el 7% y el 45% en función de la industria a la que pertenezcan los productos. Los artículos relacionados con la electrónica y la informática reciben la comisión más baja, del 7%, mientras que en las consolas de videojuegos esta comisión se incrementa en un punto (8%).

La cerveza y vino, otras bebidas alcohólicas y un sector completamente distinto, los neumáticos, reciben un 10% de comisión. Más gravoso se muestra Amazon con el bricolaje y las herramientas, el trabajo del metal, los instrumentos musicales, las herramientas eléctricas y de mano, la impresión y escaneo 3D o los accesorios de informática y de electrónica, con un 12% de comisión.

Un 15% reciben los relojes, los artículos de servicio para la restauración, la cocina, el software y los videojuegos, los productos para mascotas, el motor, Ia industria, las empresas y ciencia, los juguetes y juegos (de mesa), los libros, la música, vídeo y DVD. La última y más drástica comisión la reciben los accesorios para dispositivos Amazon: nada menos que un 45%.

En consecuencia, las tiendas especializadas en productos de informática y electrónica sólo deberá hacer frente a comisiones del 7%, mientras que otra dedicada a enseres culinarios (15%) verá fuertemente limitado su beneficio neto.

Vale la pena preguntarse, además de cuánto cuesta vender en Amazon, cómo de rápido es el pago a los vendedores, pues que la plataforma retiene los pagos emitidos entre usuarios y vendedores. En líneas generales, los pagos se emiten cada 14 días de forma puntual (añadiendo a este tiempo los lapsos de transferencia). No obstante, los vendedores con mayor antigüedad y volumen de ventas pueden exigir pagos más regulares, con el fin de evitar caer en situación de impago con sus proveedores.

Huelga decir que las tarifas y comisiones no son el punto fuerte de Amazon, ya que esta plataforma ofrece un sinnúmero de ventajas (mayor audiencia y exposición, seguridad para el cliente, etc.) que pueden inclinar la balanza a su favor y hacernos olvidar estas molestas comisiones.