Conseguir tráfico para una web puede ser algo arduo, lento y, en algunos casos, hasta doloroso si nos referimos a una campaña SEO. Doloroso por la inversión, por la necesidad de crecer, por las prisas, por todo el trabajo que conlleva… El SEO, y es algo que le repetimos a nuestros clientes, no es acción-reacción directa; sino que es acción-indexación-recalculo-reacción, en caso que sea necesario…

Estado y caprichos del algoritmo de Google

Como hemos comentado en otras ocasiones, nuestro ‘enemigo’ es el algoritmo de Google. Ojalá fuesen más algoritmos de buscadores distintos, pero no es así, por lo que tenemos que ajustarnos a lo que ellos vagamente definen y se les antoja. Digo que ojalá fuesen más porque así, no habría un único modelo a seguir o un arbitro único en este partido desigual. Y es desigual porque Google es el arbitro, el otro jugador y la pelota es suya, lo que quiere decir que cuando se canse, la pincha o se marcha, sin importarle lo que deja atrás. Si en este ‘partido hubiese más jugadores, Google no solo no abusaría, seguro que sería mucho más amable y concreto en sus aclaraciones/ definiciones respecto a una campaña SEO para la ganancia de tráfico.

Trabas como el ‘not provided’ de Google Analytics, las limitación de consultas desde una Ip o diferencias entre SERPs para la misma consulta dependiendo de variables no controlables por le usuario, hacen que Google sea más un dictador que un amigo.

Necesidades de una campaña SEO

Al buscar que necesitamos para que una campaña SEO tenga de éxito, tenemos que saber antes dónde estamos y donde queremos (o podemos) llegar. Siempre nos llegan posibles clientes que, en cuanto les decimos que ellos tienen que hacer cosas, ya no les gusta en enfoque de la campaña. Nosotros podemos ser especialistas en SEO, pero, en teoría, él es especialista en su campo. Por ejemplo, si en tu web quieres vender vino, tienes que conocer tu mercado, tus clientes, su comportamiento, los precios de tu competencia, tienes que poder llenar un blog de noticias o artículos sobre vinos, por que estás expuesto a ellas y saber a que darle importancia y a que no… Muchos factores entran en juego.

Por la parte del especialista o agencia que te vayan a hacer la estrategia de la campaña SEO, ellos te van a decir que tienes que mejorar y como mejorarlo respecto a lo que ellos saben que es Google. Es un análisis más impersonalizado del estado de una web, tanto a nivel técnico como contextual, de SEO OnPage como SEO OffPage, de anchors y backlinks, de meta’s, de tu competencia…

La perfección no existe

En todas las webs hay cosas que se pueden mejorar. Ya sea estético, de forma, de contenido, usabilidad, da igual; siempre hay algo que se puede hacer para mejorarla. El tener que tocar el código o volver a ponerse en modo ‘desarrollo’ no les gusta a mucha gente y, por ello, son muy reticentes a hacer cambios. Pero si pides que te auditen tu web, ten por seguro que te van a pedir cambios. Seguramente no del diseño, pero si de forma y contenido. Está claro que si hoy en día quieres estar posicionado correctamente, tienes que tener unos mínimos de contenido por cada landing; que ese contenido tenga una forma óptima para potenciar las palabras que contienen esa landing. Tienes que poder optimizar su snippet y saber cual es bueno y cual no.

Ya no se trata de “mi web es perfecta para X” o “No toco nada porque destrozo el diseño” o “¿Para que necesito un blog?“; se trata que tu web consiga tráfico y sea útil para ti. Y trafico que quiere buscar y encontrarte a ti. Si tienes muchas visitas, pero no son de tu publico objetivo (ya sea una tienda online o un bufete de abogados), algo estás haciendo mal. Pero no te preocupes, se puede corregir y rehacer.

Cuidado con los vendedores de humo

Fiarse de un SEO es difícil; lo sé. Pero es peor no vender en tu tienda online, o que no te contacten, o que no aparezcas en Google. Esta desconfianza viene dada porque, dentro de este mundo del marketing digital, hay mucho vendedor de humo. Con esto me refiero a grandísimos comerciales que prometen el oro y el moro, sólo pagando una mensualidad unos pocos meses. MIENTEN. Para que una campaña SEO tenga éxito y se pueda medir, es necesario mínimo un año, para poder ver los cambios, la indexación de los mismo, el re-cálculo de las posiciones y la nueva tendencia. Contratar una campaña SEO pensando que, en 2 meses, está todo hecho, es engañarse. Las campañas SEO son largas y hay mucho que trabajar; mucho contenido que desarrollar y mucha forma que tocar y cambiar.

Muchos de estos vendedores de humo, no saben que tareas se hacen, se compran o son automáticas. Esto no es magia, es mucho y muy duro trabajo. Y hay que saber hacerlo bien, ya que si te pasas, te penalizan; y si te quedas corto, no sirve de nada.