¿Tienes una alta tasa de rebote?, ¿generas conversiones insuficientes? En la mayoría de los casos, detrás de estos y otros problemas comunes está una usabilidad en páginas web deficiente. Si quieres mejorar la experiencia de tus usuarios, a continuación te desvelaremos una serie de buenas prácticas destinadas a conseguir este objetivo.

¿Sabías que cada segundo de retraso cuesta a Amazon 1.6 millones de dólares? Aunque las siguientes recomendaciones no están enfocadas a reducir los tiempos de carga, esta meta debe ser prioritaria para ofrecer una óptima experiencia de navegación. Inútiles serán estos consejos si tu espacio web demora más de 3 segundos en cargar.

Cómo llevar la usabilidad en páginas web a un nivel superior

Identifica patrones y crea estructuras lógicas

Lo creas o no, el cerebro humano siempre está buscando patrones. A la hora de diseñar la estructura de una página determinada, seguir un orden lógico con características visuales similares es una forma excelente de transmitir un mensaje o presentar un producto al navegante de forma clara. Por contra, el uso aleatorio del color o la tipografía, la saturación de elementos y otras imprecisiones en el diseño dará como resultado un ‘ruido’ estético que dañará seriamente la usabilidad del site.

Crea enlaces fácilmente localizables

Otra de las claves para mejorar la usabilidad en páginas web es hacer evidentes los enlaces de una página, especialmente en la ‘home’, donde resulta imprescindible para que el link juice funcione a pleno rendimiento. Para conseguirlo, lo más recomendable es diferenciarlo del resto del texto a través del subrayado (text-decoration:underline) y del color (color:red, por ejemplo).

De igual forma, los botones y/o CTAs deben estar claramente visibles; sin embargo, a diferencia de los enlaces, es preferible incluir pocos CTAs en lugar de muchos, para así incentivar los clics en las secciones que realmente nos interesan.

Deja claras tus intenciones

Detrás de cada página web, hay un objetivo claro que no debe ocultarse a los navegantes. ¿Infomar sobre un evento?, ¿mostrar las bondades de un producto?, ¿resolver un problema determinado? No importa cuál sea la misión de tu sitio web: quienes lo visiten deberían ser capaces de determinar qué se les ofrece.

Al asegurarte de que tu página está clara desde el principio, conseguirás ahorrar a los usuarios un valioso tiempo, que bien podrían invertir a adquirir tu producto. Piensa en Spotify; su ‘home’ dice “En Spotify tienes millones de canciones”, no “¿Adivinas de qué va Spotify?”. Algo así carecería de sentido. Ser claros y directos con los lectores/consumidores para hacerles saber qué se les ofrece y por qué no es una norma escrita de internet; también una empresa como Coca-Cola debe hacer acopio de ella: la mayoría de sus spots repiten “Refréscate”, no “Pruébala y verás qué pasa”, pues este slogan generaría confusión.

Reduce el número de páginas al mínimo

Si algo han demostrado las infografías, es que es posible contarlo todo con muy poco. Una máxima a seguir en diseño web es reducir los elementos al mínimo indispensable, algo que debe aplicarse también a la paginación. Si las veinte páginas que componen una web pueden reducirse a quince, hay cinco páginas que sobra. Si no deseas reducir el número de secciones, siempre puedes limitar las páginas integrando múltiples secciones en la ‘home’, como los testimonios o los casos de éxito. Sin lugar a dudas, una forma sencilla de optimizar la usabilidad en páginas web, sobre todo considerando que el diseño vertical está más de moda que nunca.

El usuario no es adivino: incluye un buscador

Especialmente en aquellas webs con un gran número de páginas y secciones, como una agencia de viajes, incluir una caja de búsqueda mejorará enormemente la experiencia de los usuarios, que pueden encontrar rápidamente lo que buscan al alcance de un clic.