Certificado SSL y Google: por qué deberías instalarlo (por el bien de tu tráfico orgánico)

Tras su particular ‘caza de brujas’ de webs sin diseño responsive, Google ha fijado un nuevo objetivo en su punto de mira: los certificados SSL, un sistema de cifrado que empieza a generalizarse en el entorno digital, pero que amenaza con lastrar el SEO orgánico de buena parte de las webs. ¿Por qué? Google ya utiliza el certificado SSL como factor de posicionamiento en sus algoritmos.

Recientemente el buscador del gigante de Mountain View actualizó su navegador Chrome a la versión 62, lo que supuso el comienzo de las alertas a aquellos usuarios que no estaban navegando por páginas seguras, esto es, con certificado SSL como Let’s Encrypt o CloudFlare.

Si tu espacio web dispone de paneles de login, formularios de contacto o incluso algo tan inocente como barras de búsqueda, debes preocuparte y mucho. ¿Por qué? Google penaliza desde febrero de 2017 a todos los sites que no utilizan protocolo ‘https’, cuya instalación pasa por un certificado SSL. Así pues, los webmaster se encuentran entre la espada y la pared: instalar dicho certificado o despedirse de una parte del tráfico orgánico.

¿Qué es el certificado SSL y por qué Google fuerza su uso?

El certificado SSL (por sus siglas en inglés: Secure Sockets Layer) es una tecnología que establece un fuerte encriptado entre el servidor web y el navegador web del visitante, garantizando así que todos los datos transmitidos conserven su privacidad y seguridad.

Con una conexión ‘http’ no segura, los terceros pueden espiar el tráfico y acceder a la información confidencial que esté contenida en la misma, como por ejemplo: firmas digitales, teléfonos, titulares, servicios de pago, claves de acceso, etc. De ahí que los gigantes informáticos, como Google, estén fomentando el uso de protocolos ‘https’ para garantizar la seguridad de las conexiones y transferencias de datos.

3 razones para instalar un certificados SSL en tu espacio web

Utilizar SSL empieza a ser una necesidad, sí, pero existen numerosas razones de peso para ‘abrazar’ este sistema de cifrado como un cambio realmente positivo.

Permite cifrar información sensible

La información que se envía en internet pasa de ordenador en ordenador hasta llegar al servidor de destino. Cualquier unidad entre nuestro site y el servidor puede acceder a números de tarjeta de crédito, nombres de usuario, bases de datos, contraseñas y otra información confidencial que no haya sido debidamente encriptada. Cuando se utiliza un certificado SSL, sin embargo, la información se encripta sin interrumpir la libre transferencia de datos con el servidor.

Ofrece protección frente a ciberataques

Otra de las razones para poner ‘https’ en mi web es la seguridad que proporciona frente a la creciente ciberdelincuencia. De acuerdo con Cybersecurity Ventures, los daños a la seguridad web tendrán un coste de 6 billones de dólares anuales para el año 2021. Este tipo de certificados constituyen un excelente blindaje frente a estas amenazas.

Mejora la confianza de los usuarios

Con los certificados SSL, tus clientes y/o lectores identificarán rápidamente el icono de candado verde en la barra de dirección, lo que tiene un impacto positivo en la duración de las sesiones y otras métricas. En caso de no disponer de este certificado, el usuario podría ver interrumpida su navegación por una pantalla de aviso, lo que evidentemente dispararía las tasas de rebote.

En vista de lo anterior, este elemento de seguridad no puede faltar en nuestro site. ¿La buena noticia? Numerosos servicios de hosting ofrecen certificados SSL Let’s Encrypt de forma gratuita, pudiendo ser instalados en cuestión de minutos.